Grupo SIMSA invierte en plantas al norte del país que buscan mejorar la manera de producir gas natural con precios más accesibles para todos.

 

Las dos nuevas plantas de gas natural licuado en Durango y Sonora constituyen una alternativa eficaz que favorece al sector industrial en México, por lo que diferentes empresas de distintos sectores han escogido utilizar este combustible como principal fuente de energía en sus procesos productivos. 

 

Un atractivo proyecto que empieza a marcar diferencia a lo largo del territorio nacional y de países como Estados Unidos y Canadá, esto en gran parte a las exportaciones de Gas L.P. que Grupo SIMSA exporta de manera permanente.

 

Grupo SIMSA reside en Torreón, Coahuila, una de las ciudades más importantes del norte de México, y bajo la dirección de los empresarios Nesim Issa Tafich y Salomón Issa Tafich ha logrado extender sus operaciones por todo México. 

 

En Hermosillo, Sonora, se ubica la primera planta de gas natural licuado en el país y la de mayor capacidad de Latinoamérica. Esta planta tiene una capacidad de 150 mil galones por día, equivalentes a 12 mil MMBTU/D (Millones de Unidades Térmicas Británicas), expandible a 300 mil galones por día; con una capacidad de almacenamiento de 180 mil galones expandible al triple de la capacidad de producción, afirmando que es la planta de mayor capacidad en México y del continente.

 

 

Pero esto no acaba aquí. Grupo Simsa también trabaja en la próxima apertura de su planta de gas natural licuado en Lerdo, que convertirá el gas natural a su estado líquido, ahorrando hasta 600 veces más espacio. Cabe mencionar que, otro de sus principales atributos es la capacidad para producir menores emisiones de gases contaminantes.

 

Tanto el gobierno de Sonora y Durango, reconocieron el compromiso de Grupo SIMSA por renovar la manera en que se produce, almacena y transporta el gas licuado de petróleo, así como su moralidad y apoyo a la ciudadanía que se deja ver a través de sus diferentes programas de bienestar social.