EN CASO DE FUGA: Aplica agua y jabón en las tuberías y llaves para comprobar su existencia.

  • Si las válvulas, llaves o conexiones de los tanques y cilindros están dañados, no intentes repararlas, llama a un especialista para que lo haga.
  • No enciendas cerillos, cigarros o fuentes que generen chispas.
  • Abre las puertas y ventanas para ventilar el lugar y no prendas o apagues la luz o cualquier aparato eléctrico.
  • Si es seguro hacerlo, cierra la llave de paso del tanque o cilindro.

 

EN CASO DE INCENDIO: Mantén la calma, si el incendio es pequeño, apágalo con extintores.

  • Abandona el lugar sólo si las rutas de evacuación y la salida no representan mayor riesgo que el lugar donde te encuentras.
  • Nunca subas a la azotea o trates de saltar al vacío, espera a ser rescatado por los bomberos.
  • Jamás regreses a una zona incendiada si no lo indican las autoridades, aun cuando se haya sofocado el fuego.

 

Daños a la salud

  • POR INHALACIÓN: los efectos por respirar Gas LP son dolor de cabeza, náuseas, vómitos, tos, dificultad al respirar, mareos, somnolencia, desorientación y, en casos extremos, convulsiones, inconsciencia, incluso la muerte.
  • Si el gas entra en contacto con los ojos provoca congelamiento, hinchazón y daño ocular. Si hay contacto con la piel, puede ocasionar quemaduras frías.

Mantente alerta por tu seguridad y la de tu familia. Soy Nesim Issa Tafich, ¡hasta pronto amigos!